Ganas de

  A veces, como hoy, me entran ganas de matar. No necesito que sea un homicidio desgarrador y sangriento, con un disparo certero me conformaba. Una bala bien colocada, para que no sufras demasiado y te lleves mal recuerdo de tus últimos instantes; pero otras tantas después para asegurarte el …