Ganemos

 

No entiendo las sonrisas que se borran en el instante en el que dejan de ser observadas,

las amistades sin tiempo para hacerse sentir valoradas,

los días de hacer por hacer. 

 

No entiendo la familia que jamás comparte nada más allá de la sangre,

las visitas por compromiso,

los regalos por compromiso,

el amor sin compromiso. 

 

No entiendo las palabras que no cristalizan en hechos,

el hablar por hablar si no es de madrugada,

las cosas que dejamos de decir para no dar que hablar.

 

No entiendo el trabajar por nada más que lentejas,

los sueños comatosos, la queja por la queja.

 

No entiendo el vivir de puntillas,

el pasar por el aro,

las noches sin bohemia, 

la deshonra del descaro.

 

No entiendo el yugo inteligente de las comunicaciones,

morir 347 para vivir solo 19,

desgastar dactilares ignorando el momento,

cerrar el libro por tener el fb abierto.

 

No entiendo el ir a clase por calentar silla,

hacer reverencia a la ignorancia

y ante la estupidez hincar la rodilla. 

 

No entiendo las banderas gobernadas por intereses,

ni los ejércitos que matan por banderas,

no entiendo que seamos las reses de pastores sin fronteras.

 

No entiendo la codicia del dinero fiduciario,

el amor al papel y la fe en el engaño. 

 

 

No entiendo el egoísmo fiero si todas las personas somos lo mismo,

si este mundo es solo un juego de suma infinito; ganemos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *