No hay perdón

    Entorno los ojos y te observo con ira. Tú no lo sabes porque no estás. No estás porque elegiste romper todos tus recuerdos, aunque tuvieran forma humana y sangraran por los poros. Como aquella vez que pintamos juntas mi cuarto, hoy la habitación verde es teñida a verde …