Que no llego

 

Que no llego al domingo, mi amor, que no llego.

Pienso en hablarte y me hago lluvia y tormento.

Cómo si eres  la reina de cada cuento,

si me escondo en Marte para no mirar la Luna.

 

Construimos quimeras con piezas de Lego

y me olvidé de lo que era cierto.

Navegar en el Tormes, correr a tu encuentro,

como no hubo nadie ni habrá ninguna.

 

¿Por qué he tardado una vida en aclararme?

Si sólo tú eras transparente como el cielo,

si eras tú la que nunca cesó de amarme

aunque rompiera las piezas del juego.

 

¿Por qué tan tarde, por qué no puedo?

Arrancarte de pronto y quererte luego,

Porque estás en mis manos, ya no hay duda,

Porque estuve desnuda ante tus ojos primero.

 

Que no llego al domingo, mi amor… Que no llego.

 

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *