Tu carrete

Una cámara desechable en los tiempos del Iphone X

 

¿Qué haces aquí, atrevida?

Te encerraste en una botella en alta mar pero ya ha pasado tu barco.

Si no fuera por ese náufrago que te encontró… hoy no serías más que un recuerdo efímero,

de esos que ni el facebook revive.

 

Un sólo click nunca fue suficiente,

¿quién podría matar con tan solo un disparo?

Tan solo una artista.

Heroína de la certeza de la mirada precisa.

 

Démosles ametralladoras de imágenes,

que capturen todo para que suelten ese temor que tienen a perderse la vida.

 

Lo único que pido a cambio es tu carrete. Ya sabes que siempre fuiste muy negativo.

No, el de veinticuatro no, el otro. Treinta y seis o cuarenta y dos es mi última palabra.

 

Piensa en lo felices que serán ahora, sin necesidad de mayor revelación.

 

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *